OTROS CONTINENTES

PANGANI Y TANGA

PANGANI

Salimos pronto por la mañana, las carreteras hacen que cualquier trayecto sea siempre largo. Para variar esta vez también nos paró la policia, hacen muchos controles y siempre quieren encontrar cualquier cosa en el coche o documentación para que pagues,  normalmente lo que pretenden es poner pegas para que les des un soborno por dejarte tranquilo. Suelen ser largas negociaciones, sobre todo si hablas con ellos en suajili.
Después de unas dos horas llegamos a la ciudad de Tanga, una vuelta en coche, buscamos sitio para comer y nos dicen que a unos 6 km está la playa de Pangani, que es la mejor. Cogemos el coche y nos adentramos en una carretera sin asfaltar y bastante incómoda,  pasaron los 6 km, los 20 km y al final estaba a unos 45 km, pero el sitio merece mucho la pena.
Pangani es una larga sucesión de playas, con muchos lodge para dormir, son sitios idílicos para perderte de la civilización, pero caros. Nosotros nos dirigimos al pueblo, y después de preguntar nos fuimos a un hostel, regentado por monjas (del OPUS), pero estaba muy limpio, con baño y desayuno a 12 euros la noche, y lo mejor,  buena cocina y al borde de la playa….. estabamos como en el paraíso.
Al dia siguiente  nos fuimos a visitar el pueblo que es pequeño,  de pescadores, no están muy preparados para el turismo y tiene un pequeño puerto para un transbordador que te pasa, en 5 minutos, al otro lado del río que desemboca allí. En el otro lado del río hay también una playa muy buena. Se pueden hacer excursiones por el río a ver toda la vegetación que puedes encontrar y a unas zonas donde hay bastantes hipopótamos y lagartos. También hay restos de edificaciones árabes g un cementerio de alemanes.
Una de las cosas que mas me sorprendió fue la actitud de la gente de esta zona de la costa, andan muy despacio, enseguida se sientan o acuestan en cualquier sitio. En un puesto de ropa en la calle, preguntando por mercancía, el señor que vendía estaba tumbado sobre parte del género y explicando las cosas y los precios…. eso es estar en otro mundo….
En esa zona también tienen mucho coco, y estuvimos viendo un sitio donde llevaban los restos de lo que no se quería,  una vez han sacado el agua de dentro. Allí la gente del pueblo va a recoger todos los que necesita para sacarle toda la carne que tiene dentro y que utilizan para cocinar.
Después de otra gran cena de pescado a la orilla de la playa, paseo por la playa con un cielo lleno de estrellas viendo el Camino de Santiago, dormir con el ruido de las olas…… nos despedimos de Pangani.

TANGA

A la mañana siguiente hicimos la visita a la ciudad de Tanga. Allí son muy famosas las cuevas de Amboni, son unas de las mas grandes de África del este. Se visitan dos de esas cuevas, pero hay muchos pasillos que no se pueden seguir porque no están explorados. El guía nos dijo que se podía llegar por las cuevas hasta muy lejos… incluso al kilimanjaro.  En las cuevas también se pueden ver restos de pinturas en techos y paredes, pero no son tan antiguas como lo de Altamira.
Luego fuimos a ver el nacimiento de un manantial de aguas sulfurosas. Es un pequeño río que sale con agua caliente. El manantial no tiene mucho que ver, aunque para la gente de la zona es importante porque allí había un médico local que curaba muchas cosas con ese agua. A mi me gustó la visita porque para llegar hay que atravesar un palmeral de cocoteros, es una finca privada y hay muchos cocos. Al final de la visita el guía nos estuvo abriendo unos cuantos para beber el agua….!!! Que rico!!!
De vuelta en Tanga visitamos algunos monumentos y vimos edificios de la época en que los alemanes estuvieron allí. Y así acabamos la visita a la parte norte de la costa de Tanzania, en la región de Tanga.

Me gusta:

A %d blogueros les gusta esto: