VIAJES POR EUROPA

CROACIA

ZAGREB

DUBROVNIK

SPLIT

TROGIR

ZADAR

PLITVICE

OPATIJA

previous arrow
next arrow
Slider
El año 2007 visitamos Croacia durante 12 días y también incluía Eslovenia.
En este post voy a explicar un poco lo que vimos en Croacia. El viaje nos sorprendió bastante y en general, nos pareció un país con una costa muy bonita, pero el interior, que vimos de pasada, tras la guerra, estaba muy deteriorado, los campos sin cultivar y muchas huellas de destrucción en los pueblos.
En cambio, en la zona de la costa es donde se ha desarrollado el país después de la guerra y tiene muchos sitios que ver, visitar, y disfrutar.
Croacia tiene mas de 1000 islas frente a sus costas y eso hace que en la parte continental no tenga playas, pero en las islas hay muchas zonas de descanso de sol y playa.
Nosotras hicimos un viaje cultural y no estuvimos en ninguna de las islas, pero se veían desde la costa y las hay muy grandes.
Después de aterrizar en Luvjana (Eslovenia) y pasar unos días emprendimos viaje hacia Zagreb.

ZAGREB

Contiene un millón de habitantes y es el resultado de la unión de dos ciudades medievales. Conocemos el comienzo de este lugar desde 1094, momento en que se fundó en Kaptol.
La ciudad está dividida en dos zonas, la parte baja, Doni Grad, está llena de edificios austrohúngaros y amplias calles peatonales. La plaza principal se encuentra rodeada de palacios de estilo clásico, modernista y racionalista
En la parte superior aparecemos en un barrio con aire medieval. Aquí la Catedral de Sveti Stjepan, situada en el barrio Kaptol, el estilo neogótico predomina en el edificio que esta rodeado por casas del Siglo XVII.
Otra iglesia importante es la de Sveti Marko, en el barrio de Gradec, con un toque mágico, un tejado espectacular con pequeñas tejas redondas de colores. Monumental tambien es la Puerta de Piedra, entrada de la ciudad en epocas anteriores, a su lado, una capilla con la imagen de la virgen custodia la entrada.
Tras la visita de Zagreb nos dirigimos hacia Dubrovnik, para ello atravesamos el país por el interior y es cuando pudimos ver los restos que quedan en el país de esa guerra que duró tantos años y que destruyó gran parte de la agricultura del país.

DUBROVNIK

Dubrovnik (la antigua Ragusa) es la capital del condado Dubrovnik-Neretva. La palabra Dubrovnik significa Robledal, nombre que describe la cantidad de arboles de este tipo que existieron en la zona. La ciudad de Dubrovnik fue dominada por los Bizantinos, venecianos, húngaros y turcos.
Una de las ciudades que mas sufrió la guerra contra Serbia fue Dubrovnik, de hecho sus heridas aun no se han cerrado a pesar de los grandes esfuerzos que se realizan para que esta bella ciudad brille como lo hizo antaño. Fue bombardeada duramente en 1991, cayeron mas de 2000 bombas durante el día 6 de Diciembre, por ello la mayoría de sus edificios y viviendas son nuevas, ya que miles de casas fueron destruidas.
Dubrovnik esta rodeada por una gran muralla que alberga 16 torres ofreciéndonos una visión única del lugar. Las murallas datan del Siglo X, aunque fueron restauradas en el siglo XVII. En total suman 1.940 metros
Tras observar la panorámica de la ciudad estamos preparados para descender hacia la Puerta de Pile,  erigida entre los siglos XIV y XV
Como monumentos principales se puede ver el Palacio de los Rectores (Knežev dvor) que fue la sede del gobierno y del rector en los tiempos en que Dubrovnik fue una república independiente y la espectacular Catedral de Velika Gospa, que fue construida en 1192.
Los claustros de San Domingo y San Francisco, la Fuente de Onofrio, tiene forma circular, fue construida en el siglo XV para conmemorar el término de los trabajos de construcciôn del nuevo acueducto que servía para dotar a la ciudad de agua desde la fuente de Riieka Dubrovacka. El agua potable y fresca sale por las bocas de las figuras esculpidas.
Pasear por Dubrovnik es muy agradable ya que no hay coches circulando y si estás allí por la noche la iluminación es muy bonita y siempre se puede ver mucha gente, música y buena comida.
En Dubrovnik dormimos en un hotel típico de veraneo de playa, pero estaba bien. Por la mañana salimos hacia Split.
Por el camino, y siempre siguiente la costa, entremos por unos 4 o 5 kilómetros en Serbia. Después de la guerra de los valcanes en las negociaciones se quedó en que el país de Serbia tendría acceso al mar, y aunque sólo es un poco ellos lo saben aprovechar.

SPLIT

El centro antiguo de esta ciudad está unido al Imperio Romano, fue fundada en el S. IV, ya que el emperador Diocleciano, natural de esta zona, hizo construir su palacio para habitarlo una vez se retiró de la vida política, hoy en día es uno de los palacios romanos que mejor se conservan.
Tiene una estructura con planta cuadrada, típica de la epoca romana, que junto con sus murallas, que en origen median 215m de largo por 180m, hacía del monumento un lugar impenetrable. Para acceder al interior podemos optar por varias puertas, aunque normalmente el acceso está en la Puerta Aurea, para continuar por una calle que se denomina Cardo, mientras hacemos este camino observamos la residencia con mármoles italianos, granito rojo, incluso esfinges egipcias. Por ello en 1979 la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad este palacio.
Otros restos arqueológicos importantes, son el Templo de Júpiter y el Mausoleo de Diocleciano que posteriormente se convirtió en La Catedral de San Diomo, aquí debemos observar el altar ornamentado y el campanario de estilo románico-gótico.
También encontramos vestigios de la Edad Media, como en todo el país, uno de ellos es el Ayuntamiento que data del S. XV.
En el Paseo Marítimo se puede ver algunos monumentos de estilo renacentista como la plaza Republike, que se encuentra muy cerca de la iglesia románica de San Lorenzo y de la Plaza Popolo.
En la zona del Palacio de Diocleciano también se puede estar por la noche en los lugares de copas o sentarse en una terraza a tomar helados (el banana split por ejemplo).
En Split te puedes perder por sus calles y recrearte en el pasado que debió de tener la ciudad viendo todos los edificios de diferentes épocas.

TROGIR

Trogir es una de las ciudades más encantadoras de la región Dálmata. Se encuentra sobre una pequeña isla, a 20 km al oeste de Split. Está unida a tierra firme por medio de un puente. En un extremo de la isla se encuentra un campanario veneciano y una catedral románica-gótica que tiene una preciosa portada, tallada con preciosos relieves.
Fortaleza Kamerlengo. Está situada en el extremo oeste del islote formado por Trogir. Fue construida por los venecianos entre los siglos XIII y XV, como base naval de sus navíos en esta parte del Adriático.
Fortaleza de San Marcos, situada en el noroeste del islote de Trogir. Construida por los venecianos en el s. XV para defenderse contra los turcos. Fue parte de la muralla defensiva occidental, junto con la fortaleza del Kamerlengo.
Catedral de San Lorenzo, con su preciosa portada del maestro Radovan, es el monumento más destacado de la ciudad. La catedral, más conocida como de San Juan por los lugareños, es el edificio más alto de la ciudad, dominando todo su área. Se construyó sobre los restos de una primera basílica que fue destruida por el ataque sarraceno de 1123. A partir de esta fecha, las obras se prolongaron durante cuatro siglos. La Portada en la entrada de la Catedral de San Lorenzo (finalizada en 1240) constituye una obra maestra. Corona la iglesia la llamada Torre del Reloj, que tiene 47 m. de alto y está construida en tres estilos diferentes.

ZADAR

Zadar fue un viejo asentamiento Iliriano surgido hace más de 3.000 años. Las distintas capas de las murallas de la ciudad, sus monumentos góticos, renacentistas y barrocos, atestiguan el pasado tumultuoso de la ciudad.
El istmo donde se asienta la vieja Zadar aún preserva su antigua y gruesa muralla, flanqueada por impresionantes puertas, tales como la puerta del puerto y la puerta del continente, esta última fechada en el s. XVI. Dentro creció una ciudad romana y aún se conservan las ruinas de su viejo foro romano, junto a la iglesia prerrománica de San Donato (s. IX), que es indudablemente el símbolo de la ciudad. Sin embargo, la ciudad también destaca por tener las más hermosas iglesias románicas de Croacia, como lo atestigua la catedral de Santa Anastasia (s.XIII), de marcado gusto italiano, levantada sobre las ruinas de una basílica anterior.
Desde Zadar nos dirigimos al parque nacional de Plitvice, en esa ruta descubrimos sitios muy bonitos. 

PLITVICE

Plitvice podría ser conocido como el Paraíso del Agua, ya que cuenta con 16 pequeños lagos, además de múltiples cascadas y arroyos. Declarado Parque Natural por las autoridades de la antigua Yugoslavia en 1949, los Lagos de Plitvice han recibido el reconocimiento de la UNESCO como reserva natural desde 1979.
El parque de Plitvice cuenta con 30.000 hectáreas de naturaleza impoluta.Es muy bonito contemplar la mayor cascada del parque, de76 metros de caída libre, o los bosques de hayas.
Plitvice es sobre todo hayas (un 75%), bastante abeto y poco pino. Además, sapos amarillos,  un puñado de linces, ciervos y carabos.
En los paneles de entrada al parque de Plitvice la palabra más frecuente es travertino. Se refiere a ese milagro que convierte el musgo en roca conforme el agua va depositando cal y cal.
Bajo estas pozas hay joyas como el curioso cangrejo de río Astacus astacus, que utiliza el material calcáreo para revestir su caparazón haciéndose cada vez más de piedra. Y el proteo, una insólita salamandra que sólo habita por estas cuevas, sin ojos y sin pigmentación alguna, toda de color carne, como Dios la trajo al mundo.
El color de estos lagos puede ir desde el gris espejo de estanque finlandés hasta los transparentes turquesas de playa caribeña. El agua cambia de color de hora en hora y de orilla a orilla.
Dentro del Parque sólo hay 2 o 3 hoteles y eso hace que si consigues dormir dentro, después de que se hayan ido todos los turistas hay una gran tranquilidad y se puede disfrutar de una naturaleza increíble.

OPATIJA

Es frecuentemente llamada la bella del Adriático, Vieja dama o Reina del turismo. En 1844 Hignio Scarpa, un patricio de Rijeka construyó el árbol de bahía y los bosques de roble de la villa Angiolina (fue el comienzo del turismo en Opatija). Como en ningún lugar de Europa, aquí crecen el laurel, los castaños, palmeras, y en los jardines privados crecen kiwis, mandarinas y limones. Los parques de Opatija son fruto de un cuidado de siglos y de las donaciones hechas por los marineros que se acercaron a su puerto.
Desde finales del s. XIX, Opatija fue el centro de salud e invierno por excelencia del imperio Austro Húngaro hasta la Primera Guerra Mundial, y aún quedan en pie muchos lujosos viejos hoteles como recuerdo del esplendor pasado. Aquí pasaron grandes temporadas monarcas como Francisco José I, el músico Gustav Mahler, Isadora Duncan, o A. P. Chekhov, entre otros.
Los hoteles y villas son lugares impresionantes, pero si debemos destacar uno de ellos hablaremos de Villa Angelina, edificado en 1844, se encuentra en el Jardín Botánico y actualmente es un Museo.

Me gusta:

A %d blogueros les gusta esto: