VIAJES POR EUROPA

RUMANÍA - CIUDADES

BUCAREST

SIBIU

ALBA IULIA

CLUJ NAPOCA

BAIA MARE

BISTRITA

GURA HUMORULUI

SIGHISOARA

BRASOV

CONSTANZA

TULCEA

DELTA DEL DANUBIO

previous arrow
next arrow
Slider
El gran viaje de 2018 ha sido a Rumanía, un país cercano, pero que desconocemos en gran medida y que tiene para ofrecernos múltiples opciones: Naturaleza, paisajes, arte, cultura, ciudades con historia.
El circuito lo organizamos con la Agencia de Viajes “Santiago Tours” y ha resultado muy bien organizado, con un guía (Gelu) muy profesional y el recorrido bastante completo, pero sin resultar pesado.
Vamos a realizar un recorrido por las ciudades y lugares de interés que hemos visitado y espero muestren un poco de lo que se puede ver en Rumanía.

BUCAREST

Estuvimos en un hotel muy céntrico que estaba muy cerca de la Avenida de la Victoria que es considerada como la arteria principal de la ciudad.
Andando pudimos ver algunos lugares de interés como el Ateneo Rumano, los palacios, el Museo de Historia de la nación o la Plaza de la Revolución, la Iglesia Stavropoleos. También fuimos a ver el Palacio del Parlamento que es un edificio inmenso, es el edificio civil mas grande del mundo. Bucarest tiene muchos edificios monumentales y grandes calles para recorrer. En los diferentes recorridos que hicimos en coche pudimos ver grandes parques, avenidas, y a destacar El Arco del Triunfo, que en sus orígenes era de madera para conmemorar la independencia del país, la segunda vez se realizó para conmemorar el final de la primera guerra mundial y la tercera y última se realizó en los años 30 y se hizo de piedra.
Entramos al Museo de Arte Rumano y en su interior tiene un montón de arte sacro que merece la pena visitar, con iconos, joyas, pinturas, y algunos restos de pinturas exteriores de iglesias.
Otro sitio a visitar es el Museo del Pueblo donde tienen una representación de edificaciones típicas de cada una de las zonas de Rumanía y también de diferentes épocas. Son casas, molinos, hórreos que han desmontado en sus lugares de origen y vueltos a montar en este museo al aire libre.
Por último, destacar en el barrio antiguo las calles peatonales llenas de tiendas, bares, restaurantes, pubs, salas de masaje,… y casi todos con terraza para sentarse a tomar algo. Es una buena opción para ir a comer, cenar o simplemente tomar una cerveza.

SIBIU

Sibiu destaca por que buena parte de su centro histórico es peatonal, con lo que la belleza de los edificios y la calma de las terrazas no se ve interrumpida por los coches.
El centro histórico tiene tres bellas plazas que marcan el centro del poder comercial de Sibiu, La Gran Plaza, la Plaza Pequeña y la Plaza Huet.
  • La Gran Plaza (Piata Mare) es como su nombre indica, la mayor de la ciudad, destacan sus edificios pertenecientes a los gremios y a las grandes familias de mercaderes y comerciantes. 
  • La Pequeña Plaza (Piata Mica). Dos callejones que atraviesan la Torre del Ayuntamiento comunican la Gran Plaza con la Pequeña. Esta plaza fortificada estaba ocupada por los mejores artesanos de la ciudad. Hoy han sido substituidos por cafés, pequeñas tiendas y negocios. Ideal para descansar degustando una buena cerveza.
  • La Plaza Huet (Piata Huet). En esta bonita plaza se halla la Catedral Evangélica de estilo gótica, construida en 1520 sobre otra más antigua románica. Su órgano es el mayor de toda Rumanía. Cuando lo hemos visitado estaba en obras, pero pudimos ver en su interior restos de lápidas y algo de artesonado.
Otro sitio a destacar es El Puente de las Mentiras que une la ciudad baja y la alta. Fue construido en 1857 por Fredericus Hutte, y se trata del puente metalico más antiguo de Rumanía.

ALBA IULIA

Casi entre un triángulo imaginario formado por Cluj al norte, Deva al oeste y Sibiu al este, se encuentra la ciudad bimilenaria de Alba Iulia, la antigua Apulum, capital de la Dacia Superior. Recibe su nombre de la madre del emperador Marco Aurelio, Julia Augusta, y durante la dominación romana fue apreciada por los yacimientos de oro y sal, además por la riqueza de sus recursos forestales y agrícolas. La invasión y destrucción tártara abrió un periodo de cambio limítrofe en el que Alba Iulia cambió de nombre bajo la dominación húngara o alemana,
La ciudadela de Alba Carolina fue levantada por los Hausburgo entre 1715 y 1738 sobre un castro romano y otra ciudadela conocida como Balgrad; sorprenden sus doce kilómetros de murallas de piedra y ladrillo, completados por las seis monumentales puertas barrocas y siete torres en los ángulos de la planta de estrella.

CLUJ NAPOCA

Cluj es la tercera ciudad más poblada de Rumanía con más de 300 mil habitantes, tras Bucarest e Iasi. Situada al noroeste del país es la antigua capital de Transilvania, centro cultural e industrial de toda la zona oeste del país.
La ciudad destaca por sus calles y plazas y su ambiente universitario. Unos 80.000 estudiantes dan vida a la ciudad durante el curso lectivo, creando un ambiente animado y jovial. La influencia húngara, alemana se mezcla con algunos estudiantes extranjeros y con personas bilingües que también dominan el alemán, inglés y el francés.
La arquitectura del centro hace de todo el barrio un monumento en si mismo. Destacan los edificios de influencia húngara como el Palacio Bánffy un ejemplo del barroco del XVIII y que hoy alberga el Museo de Bellas Artes de la ciudad. La Iglesia católica de San Miguel (Sfântul Mihail) cuya construcción comenzó en el siglo XIV es otro de los edificios importantes de Cluj.
Muestra de la diversidad religiosa es que otro de los grandes monumentos sea la Catedral Ortodoxa ubicada en la Plaza Mihai Viteazul. Ubicada en el centro de la ciudad, esta plaza está dominada por la estatua ecuestre de Mihai Viteazul (Miguel el Valiente).

BAIA MARE

Baia Mare es la capital del departamento de Maramures, al norte de Rumanía, limítrofe con Ucrania. Ciudad minera por excelencia, de sus entrañas ha salido hierro, oro, plata y otros minerales apreciados.
De especial interés es el conocido como Bastión de los Carniceros en la Piata Izvoarele. Parece que lo alzó el Gremio que tuvo como misión la defensa de esta parte de las murallas, si bien tiene más sentido la otra versión de que fue la agrupación de los carniceros la que sufragó su construcción.
Cercano al bastión está el mercado que nos permite acercarnos al día a día de las gentes de Maramures, y ver los productos que se cultivan en esta tierra tan fértil. Siguiendo hacia el norte por la calle 1 de Mai veremos la fachada de la Catedral de la Santísima Trinidad, barroca del siglo XVIII.
En Piata Libertatii, además de un gran ambiente ciudadano encontramos el edificio más antiguo, de 1440, y ubicado en el lado este de la plaza. Se trata de parte de la construcción con la que el príncipe transilvano  Iancu de Hunedoara obsequió a su mujer Elisabeta. en la misma plaza calentaremos el cuerpo subiendo  a la torre reloj de Stephen (Turnul lui Stefan), de estilo gótico.

BISTRITA

La ubicación de Bistrita a los pies de los montes Bargau ha permitido históricamente ser ciudad de paso entre las regiones de Transilvania y Bucovina, a través del  paso de Pasul Tihuta. Los testimonios neolíticos ya atestiguan ese tránsito de comunidades, que se asentaron aqui. Actualmente los recursos ganaderos, agrícolas y de explotación de madera soportan su economía.
En el siglo XIV la ciudad fue fortificada con muros defensivos que contaban con 18 torres y bastiones circundando el perímetro urbano. Este sistema de protección fue sin embargo dañado por las tropas austriacas en 1602. y dos siglos después, la corte imperial de Viena ordeno destruir las puertas de la ciudadela, lo que significó un cambio brusco de la fisonomía medieval de Bistrita. De hecho, hoy en día, los vestigios medievales son casas de mercaderes del siglo XV y XVI (el conjunto de casas conocido como Sugalete), y algunos restos de las murallas  en las calles Kogalniceanu y Teodoroiuque (cerca del parque), nos aportan parte de la atmósfera de la vieja Bistrita. La única torre preservada (torre de los toneleros) que consta de tres niveles acoge hoy al museo de máscaras y marionetas, la Galeria de Masti si Papusi.
Otro de los museos destacados es el municipal (Muzeul Judetean, en el Blvd. General Grigore Balan 19), ubicado en un edificio histórico, y que ofrece secciones de arqueología, historia y como no etnografía popular rumana (formada a partir de temáticas sajonas, rumanas y húngaras). Destaca la armadura micénica del siglo XIV a.C., cerámicas armas y utensilios del yacimiento de Fantanele.
La iglesia (biserica) luterana de la Piata Unirii, es de estilo gótico, del siglo XV-XVI, con aportes renacentistas que se añadieron un siglo después por Petrus Italus de Lugano. El interior está totalmente restaurado con unas líneas barrocas y algunos murales conservados en los muros, pertenecientes al siglo XIV; además de un órgano de más de 500 años. La torre del reloj alcanza los 76 metros (es la iglesia de piedra más alta de Rumanía), siendo fácilmente divisable desde toda la ciudad.
La otra iglesia reseñable es la ortodoxa, en Piata Unirii, de 1270, también gótica con elementos barrocos, y con frescos en el exterior.
El último punto destacado para visitar es la Casa Argintarului, residencia de uno de los más renombrados joyeros de Bistrita, y prohombre de la ciudad en la Edad Media, cuya riqueza sirvió para patrocinar la obra arquitectónica de Petrus Italus da Lugano. Hoy se ha convertido en escuela de arte, música, folclore y danza.

GURA HUMORULUI

Gura Humorului es una ciudad con estatus de oraș situada en el condado de Suceava, en el noreste de Rumanía, en la histórica región del sur de Bucovina.
En el censo de 2011, la ciudad tenía una población de 13.667 habitantes. Es el sexto centro urbano más grande de la provincia. En 2005, Gura Humorului se convirtió en complejo turístico. El Monasterio de Voroneț, monumento histórico, que data de 1488, se encuentra en el barrio Voroneț.

SIGHISOARA

El carácter defensivo y militar de Sighisoara queda de manifiesto por la importancia de su arquitectura. Murallas, torreones, bastiones, fueron construidos entre el siglo XIV y el XVI por los sajones y los húngaros. De las catorce torres quedan en pie nueve y de los cinco bastiones artillados, dos. Todo el conjunto forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO.
La torre Cositorilor aún muestra los impactos debido al sitio turco de 1704. Otras torres destacables son la de los Herreros (Turnul Fierarilor), la de los carniceros (Turnul Macelarilor), Torre de los Tintoreros o la Torre de los sastres, o la gran torre del Reloj. Los torreones llevan el nombre de los oficios ya que eran los gremios los que las defendían y pagaban su mantenimiento, de la torre y de la milicia y su armamento.
El centro de la fortaleza lo ocupa la plaza de la Ciudadela (Piata Cetatii), la más grande e importante. A su alrededor se situaban los gremios más importantes y poderosos, como el de los orfebres o los carpinteros. Pero la ciudadela cuenta con otras placitas donde antaño se celebraban mercado y donde hoy abundan los bares, comercios y tiendas de souvenirs. Sin olvidar los establecimientos de los artesanos, que aún residen en el barrio, como en la Edad media.
Especial mención merece la Torre del reloj (Turnul cu Ceas) en la misma Piata Cetatii, uno de los monumentos más conocidos y visitados de la ciudad. también se la conoce como torre del ayuntamiento. Fue construida en el siglo XIV y ampliada en el XVI. Su visita es de pago. El reloj del siglo XVII es toda una atracción con sus figuras, características de los relojes de Europa Central. Desde lo alto se puede contemplar los tejados de Sighisoara, dando la impresión de que el tiempo no ha pasado.
En la Plaza de la Ciudadela, también encontramos la iglesia y monasterio dominico (Biserica Manastirii Dominicane).La iglesia luterana de estilo románico gótico fue construida en el siglo XIII, pero fue restaurada en el siglo XV y XVI tras grandes incendios.
La belleza de la zona vieja de Sighisoara reside en su aspecto antiguo e inmovil.
Otra iglesia de interés artístico es la iglesia de la colina (Biserica din Deal) como la anterior en la Piata Cetatii. De estilo gótico transilvano, iglesia protestante destacaba por sus pinturas murales hoy perdidas.
Las escaleras de los estudiantes. Se encuentra al final de la Calle de los estudiantes y une la plaza de la ciudadela con la Iglesia de la colina. Se trata de una escalinata que protegía el acceso de los estudiantes en invierno. De sus 300 escalones hoy sólo quedan 175. Data de 1642.
Sighisoara es famosa por ser la ciudad natal de Vlad Dracul, que se sitúa también en la zona vieja, en una plaza muy bonita. El edificio alberga un museo de armas antiguas y un restarante
En la Piata Muzeului encontramos este edificio del siglo XVI de estilo veneciano que muestra los lazos entre la ciudad de los Dogos y Transilvania.
Otros edificios de interés son: la Catedral ortodoxa (Catedrala Ortodoxa) construida en estilo neobizantino entre 1934 y 1937; la iglesia católica de San José (Biserica Romano-Catolica Sf. Iosif), erigida en 1894 y restaurada tras un incendio en 1983 de estilo ecléctico y la iglesia ortodoxa de Cornesti, edificio neoclásico de final del siglo XVIII.

BRASOV

Brasov es una de las ciudades más visitadas de Rumanía por la cantidad de lugares de interés histórico que posee y por sus bellos monumentos que van desde el estilo Gótico al Barroco y Renacentista. De hecho, ha sido escenario de muchas películas de época. Está situada en el centro del país, a 166 kilómetros de Bucarest y 264 de Cluj – Napoca, al sureste de la región de Transilvania, justo en el punto donde se unen los Montes Cárpatos y la Depresión de Brasov.
Gracias a esta situación geográfica, Brasov es considerada como un lugar ideal para realizar cualquier tipo de vacaciones, ya que está cerca de los monasterios de Moldavia del norte, los balnearios del Mar Negro y la región de Maramures, en el noroeste, con sus iglesias centenarias de madera. Cualquier época es buena para visitar Brasov, ya que si van de mayo a septiembre, las temperaturas son ideales, y de diciembre a febrero pueden disfrutar de las actividades invernales en la estación de esquí de Poiana Brasov ya que dispone de una infraestructura muy desarrollada.
En la antigua Plaza del Ayuntamiento (Piata Sfatului), constuída por los sajones, pueden admirar impresionantes edificios barrocos con fachadas ricamente decoradas; a ella se accede por la calle Republicii, una importante arteria peatonal llena de vida. Esta plaza es un lugar hermoso para sentarse en cualquier café o terraza a disfrutar del ambiente medieval y de las vistas a la torre del antiguo ayuntamiento (Casa Sfatului, de 1420), un destacado edificio de arquitectura sajona, que se encuentra en el centro de la plaza y que alberga el Museo de Historia Brasov.
La llamada Torre del Trompetista se utilizaba en la Edad Media como torre de vigilancia. En la plaza también se encuentra la Casa del Mercader, de estilo renacentista, convertido en restaurante; la hermosa catedral ortodoxa, con sus bellas arcadas, y el Museo de la memoria de la familia Mureseanu. Es en esta plaza donde tiene lugar el célebre festival de música que hay a finales del verano: el Festival del Ciervo de Oro. Por otra parte, decir que la mayor parte del centro de Brasov es peatonal, por lo que el ambiente es mucho más tranquilo y anima al visitante a pasear.
Uno de los monumentos más destacables es la Iglesia Negra (Biserica Neagra), que es la iglesia gótica más grande de Rumanía. Fue construida entre 1383 y 1477, y destruida en gran parte tras la primera invasión turca en 1421, y el nombre que tiene actualmente se debe a un incendio que tuvo lugar en 1689 que dejó ennegrecidas las paredes. El interior es de una gran belleza, con sus pórticos de estilo gótico y las galerías de estilo barroco; las estatuas, la pintura mural y los asientos del siglo XVII y primera mitad del XVIII.
Y también los tapices de Anatolia de los siglos XVII y XVIII, que constituyen una de las colecciones más ricas de Europa. Pero uno de los mayores atractivos de la Iglesia Negra es el inmenso órgano de 4000 tubos construido entre 1836 y 1839, que es uno de los órganos más grandes de Europa.  Si tienen oportunidad, no dejan de asistir a alguno de los conciertos de órgano que se celebran en la Iglesia Negra tres veces por semana durante el verano. 

CONSTANZA

Constanza se encuentra en la Costa Occidental del Mar Negro, a 185 kilómetros del Estrecho del Bósforo. Es una de las metrópolis más antiguas y más grandes de Rumanía con puerto de mar, situada en la encrucijada de varias rutas comerciales. Y en su patrimonio y sus monumentos se ven las huellas de 2500 años de historia: desde los griegos que la fundaron en el siglo VI a.C., pasando por los romanos y el emperador Constantino, el Imperio Otomano, los comerciantes genoveses en el siglo XIII que dominaban el Mar Negro y el Imperio turco, todos han hecho de Constanza lo que hoy es en la actualidad.
Después, en el siglo XIX, el rey Carol I decidió revivir la ciudad como puerto y balneario. Y actualmente es la tercera ciudad de Rumanía, un importante centro cultural y económico, y su situación privilegiada a orillas del mar, la convierte en un centro turístico importante. De hecho es el cuarto puerto de Europa, después de Rotterdam, Amberes y Marsella.
Constanza es, además de una ciudad con puerto de mar, bañada por el Mar Negro, una capital con un pasado lleno de historia, por lo que les recomendamos que disfruten también del rico patrimonio y de los impresionantes monumentos que nos ofrece la ciudad. Posee muchos vestigios romanos, como la Plaza de Publio Ovidio y los Mosaicos romanos situados en esta misma plaza.

TULCEA

El Delta del Danubio riega la mayor parte del departamento de Tulcea, formando la Reserva de la Biosfera de mayor tamaño en la Unión Europea (además de Patrimonio Unesco en 1991). La fauna y flora del Delta tienen un valor natural inmenso, siendo un destino turístico de primer orden para los ornitólogos que prismáticos y cámara en mano “disparan” a las numerosas aves, entre las que destaca el pelícano. 
A pesar de estar a 70 km del Mar Negro, Tulcea es un puerto fluvial que podría considerarse como puerto costero. Los diferentes canales del Delta que desembocan en el Mar se pueden recorrer en los cruceros que parten cada día por diferentes rutas. Son tres los “brazos de agua” que se desmembran en el Danubio para desembocar en el Mar Negro. Chilia es el que está más al norte, el más caudaloso cuando baja el agua de las lluvias; Cernovca (uno de los canales secundarios) es el que discurre hasta la reserva donde anidan los pelícanos; Sulina se fragmenta en múltiples caminos de agua que crean bosques y marismas de gran belleza; y Sfintu Gheorghe el más meriodional.

POR EL CAMINO

Entre ciudad y ciudad hemos visto unos paisajes con grandes campos con plantaciones de girasol y maíz, colinas verdes, montañas altas, lagos, ríos…..
Rumanía tiene mucho agua y eso hace que sus paisajes estén compuestos de vegetación, además el país está atravesado por la cadena de montañas de Los Cárpatos, lo que hace que las grandes montañas también estén presentes en todo el recorrido.

Me gusta:

A %d blogueros les gusta esto: